Construcción prefabricada se asienta en Chile como una opción a la hora de construir alojamiento.

Construcción prefabricada

Aunque su crecimiento ha sido pausado, cada vez hay más casas en Santiago y regiones construidas sobre la base de módulos o paneles industrializados, también conocida como construcción modular. En los últimos años, el mercado de las casas modulares o prefabricadas ha sumado adeptos, y es que los diseños de este tipo de viviendas ha evolucionado de manera tal que hay quienes la eligen, incluso, de primera vivienda.

La empresa Biourban es una de las mayores promotoras en este país de este tipo de viviendas. Las viviendas Biourban demoran, en promedio, “un día y medio por m² de obra cuando tienen superficies que van entre los 50 y 120 m². Es decir una vivienda o cabaña promedio de 50 m² se levanta en 75 días. Dependerá si se construye con fundaciones de hormigón armado y radier, sobre pilares/poyos, o si hay muros de contención, entre otras condiciones del terreno”. Por lo que ofrecen casas a partir de dos meses.

Respecto al material. Utilizan un refuerzo del panel sandwich. El más utilizado es en base a muros y tabiques estructurales con tecnología S.I.P. (sigla en inglés que corresponde a Structural Insulated Panels) o Paneles Estructurales Isotérmicos. Concepto mundialmente conocido como SIP’s, son elementos modulares conformados por dos placas de OSB (Oriented-Strand-Board) contrachapado, firmemente adheridas a un núcleo de Poliestireno Expandido de Alta Densidad (EPS HD), “componentes que a través de un proceso industrial de fabricación bajo condiciones de estricto control y severas normas, se transforman en un elemento estructural de alta resistencia mecánica y gran capacidad de aislación térmica”, cuenta Novoa.

Estos paneles son de medidas estándares de 1,22 metros de ancho y 2,44 de alto. La base de la vivienda puede ser en radier de hormigón armado, en poyos de madera o cemento con envigado entrepiso de madera.

FUENTE: http://www.publimetro.cl/

Facebook