Uno de los productos en auge del sector son las naves industriales o agrícolas y almacenes modulares desmontables por sus ventajas entre nuestros clientes.

Son naves económicas que se ajustan al presupuesto, cada proyecto es único según la necesidad y utilidad especifica, dependiendo de la actividad que se vaya a realizar en su interior. Debido a su estructura metálica modular ligera, resulta una escasa cimentación para absorber las fuerzas ejercidas por dicha estructura. Así, desde el comienzo de su montaje se reducen significativamente los plazos de ejecución, abarcando esta desde un plazo de 3 días según el tamaño de la nave.  Aunque se estima que una nave de un tamaño estándar estaría totalmente terminada en un plazo de 2 semanas con su estructura, cubierta y fachadas concluidas.

Dicha rapidez constructiva no interfiere con la seguridad estructural, cumpliendo dichas naves la normativa vigente exigida para las construcciones industriales. Aporta la ventaja al transporte gracias a su carácter modular y a su ligera estructura metálica, ya que las naves modulares desmontables pueden ser transportadas de manera sencilla y económica, llegando en algunos casos incluso a transportar naves modulares de hasta 1000m2 de superficie en un único contenedor.

almacenes modulares Nave prefabricada desmontable balat

En Madrid hemos instalado una de nuestras últimas naves. Con una estructura de perfiles conformados en frío y galvanizados, atornillada a la estructura secundaria de la  cubierta y fachadas de idénticas propiedades. Lo que permitiría desmontarla al 100% en un futuro o realizar una ampliación de una forma rápida y sencilla.

Su cubierta metálica está formada por paneles sándwich prefabricados de gran tamaño con alma interior de aislante de poliuretano recubierto de doble chapa de acero galvanizado y prelavado, con los remates específicos y estancos evitando cualquier paso de agua por medio de los anclajes. Se utiliza luz cenital para la iluminación natural de la nave mediante placas translúcidas en poliéster doble. Cómo cualquier construcción cuenta con canales exteriores para la evacuación del agua de la cubierta, que forman parte de la propia fachada pasando desapercibidas dentro del propio conjunto.

Las fachadas siguen la continuidad de la cubierta, como si de un solo producto se tratase logrado gracias al mismo uso del material que lo conforma, son paneles sándwich que tienen la misma altura de la nave. Con lo que simplemente se tienen que montar hiladas coincidiendo con la estructura que la sustenta, agilizando su montaje y minimizando las juntas. Por solicitud expresa del cliente no se contempla estructura secundaria, aunque se recogen elementos de arrostramiento.

  almacenes modulares Nave Prefabricada BALAT

Facebook