Esta es la arquitectura que se origina de un juego japonés antiguo. Cidori es un conjunto de palos de madera articulados con juntas que tienen forma única, que puede ampliarse simplemente girando los palos, sin ningún tipo de clavos o herrajes. La tradición de este juguete se ha transmitido en Hida Takayama, un pequeño pueblo en una montaña donde muchos artesanos lo siguen fabricandolo.

Cidori está formado por un elemento de madera cuadrada de 12mm, que para este edificio fue transformado en diferentes tamaños. Las piezas son de 60mm × 60mm × 60mm × 200 cm o de 60 mm × 400 cm, y forman una cuadrícula de cuadrados de medio metro. Esta red cúbica también se convierte en la red por su propia cuenta para el escaparate en el museo de  Kengo Kuma & Asociados.

Jun Sato, ingeniero estructural para el proyecto llevo a cabo una prueba de compresión y flexión para probar la fortaleza de este sistema, y comprobó que incluso el dispositivo de un juguete podría ser adaptado para ‘grandes’ edificios. Esta arquitectura se muestra la posibilidad de crear un universo mediante la combinación de unidades pequeñas, como los juguetes con sus propias manos. “Hemos trabajado en el proyecto con la esperanza de que la era de las arquitecturas hechas a máquina habría terminado, y que los seres humanos vuelvan a construir de nuevo por sí mismos”

Facebook