Una Caseta prefabricada siempre tiene una historia.

Paseando por el monte nos podemos encontrar con cosas sorprendentes como por ejemplo una de nuestra casetas prefabricadas. Eso sí, aunque estén en medio de la naturaleza, nos encanta que se haya querido respetar el entorno y no romper el idílico paisaje dándole una personalidad marcadamente montañera.

Esta caseta prefabricada se utiliza como refugio forestal. Un punto de encuentro habitual entre senderistas, montañeros y cazadores. La personalización que se ha llevado a cabo la integra con el entorno y toda la parte exterior esta recubierta de madera. La parte superior, tiene una cubierta de color verde intentando camuflarse con el bosque, esta cubierta está inclinada para evitar la acumulación de lluvia en la parte superior.

Los modulares prefabricados están adaptados al desnivel de la montaña. Se ha compensado la caída con unas calzas con elevación superior en un lado y ajustándolas en el otro. No obstante, lo que más destaca es su personalización exterior, con troncos de madera, que integra totalmente las casetas dentro del entorno.