El ‘Open building’, los edificios flexibles con paredes móviles intentan hacerse sitio en España

Viviendas y habitaciones pueden crecer o reducirse según las necesidades. Las paredes –módulos prefabricados– de los edificios son móviles y se colocan a partir de la distribución elegida por los propietarios. La vivienda es para nosotros un objeto fijo, pesado y firme. Un piso parece estar lejos de los conceptos de ductilidad o flexibilidad. Pero los nuevos modos de construir pueden cambiar estos conceptos. Puesto que la sociedad es cada vez más heterogénea, con células familiares más diversas, las viviendas tienen que tener la capacidad de adaptarse y variar con el tiempo. Son los edificios flexibles, el open building, una tendencia arquitectónica que nace en los años 60 del siglo XX a partir de las propuestas del arquitecto holandés John Habraken. Se trataba de construir edificios diáfanos con elementos de construcción móviles para definir espacios según las necesidades de los ocupantes de cada vivienda.

Si la familia cambia, crece, varía, la casa que ocupan lo hace con ellos. Así, un piso de un solo dormitorio puede transformarse en uno de dos si aumenta la familia, o el cuarto de los niños podría ampliarse retirando la pared que lo separa del salón. Viviendas y habitaciones pueden crecer o reducirse según las necesidades. Al punto incluso de que si sobran habitaciones, tal vez resulte rentable vender parte del espacio al vecino de al lado.

Este modo de construir casas ha tenido un gran desarrollo en Holanda y Japón, no tanto en España. Y no es fácil porque la actual legislación lo impide. Las normativas estatales y locales exigen detallar cada vivienda, lo cual incluye el número de habitaciones y la superficie total. 

<a href=”http://www.20minutos.es/noticia/2365752/0/open-building/edificios-flexibles/paredes-moviles/#xtor=AD-15&xts=467263“>Leer Noticia</a>

Facebook